"¬ŅSe√Īor, a qui√©n iremos?. T√ļ tienes palabras de vida eterna." Jn 6, 68



!SUSCRIBIRSE!

Registra su correo (sin cargo)


Confirme su correo

















 
jueves 08 Febrero 2018
Jueves de la quinta semana del tiempo ordinario



Primer Libro de los Reyes 11,4-13.
As√≠, en la vejez de Salom√≥n, sus mujeres les desviaron el coraz√≥n hacia otros dioses, y su coraz√≥n ya no perteneci√≥ √≠ntegramente al Se√Īor, su Dios, como el de su padre David.
Salomón fue detrás de Astarté, la diosa de los sidonios, y detrás de Milcóm, el abominable ídolo de los amonitas.
El hizo lo que es malo a los ojos del Se√Īor, y no sigui√≥ plenamente al Se√Īor, como lo hab√≠a hecho su padre David.
Fue entonces cuando Salom√≥n erigi√≥, sobre la monta√Īa que est√° al este de Jerusal√©n, un lugar alto dedicado a Quem√≥s, el abominable √≠dolo de Moab, y a Milc√≥m, el √≠dolo de los amonitas.
Y lo mismo hizo para todas sus mujeres extranjeras, que quemaban incienso y ofrecían sacrificios a sus dioses.
El Se√Īor se indign√≥ contra Salom√≥n, porque su coraz√≥n se hab√≠a apartado de √©l, el Dios de Israel, que se le hab√≠a aparecido dos veces
y le hab√≠a prohibido ir detr√°s de otros dioses. Pero Salom√≥n no observ√≥ lo que le hab√≠a mandado el Se√Īor.
Entonces el Se√Īor dijo a Salom√≥n: "Porque has obrado as√≠ y no has observado mi alianza ni los preceptos que yo te prescrib√≠, voy a arrancarte el reino y se lo dar√© a uno de tus servidores.
Sin embargo, no lo har√© mientras t√ļ vivas, por consideraci√≥n a tu padre David: se lo arrancar√© de las manos a tu hijo.
Pero no le arrancaré todo el reino, sino que le daré a tu hijo una tribu, por consideración a mi servidor David y a Jerusalén, la que yo elegí".


Salmo 106(105),3-4.35-36.37.40.
¬°Felices los que respetan el derecho
y practican la justicia en todo tiempo!
Acu√©rdate de m√≠, Se√Īor, t√ļ que amas a tu pueblo,
que tu visita traiga tu salvación.

se mezclaron con los paganos
e imitaron sus costumbres;
rindieron culto a sus ídolos,
que fueron para ellos una trampa.

Sacrificaron en honor de los demonios
a sus hijos y a sus hijas;
por eso el Se√Īor se indign√≥ contra su pueblo
y abominó de su herencia.



Evangelio seg√ļn San Marcos 7,24-30.
Despu√©s Jes√ļs parti√≥ de all√≠ y fue a la regi√≥n de Tiro. Entr√≥ en una casa y no quiso que nadie lo supiera, pero no pudo permanecer oculto.
En seguida una mujer cuya hija estaba poseída por un espíritu impuro, oyó hablar de él y fue a postrarse a sus pies.
Esta mujer, que era pagana y de origen sirofenicio, le pidió que expulsara de su hija al demonio.
El le respondió: "Deja que antes se sacien los hijos; no está bien tomar el pan de los hijos para tirárselo a los cachorros".
Pero ella le respondi√≥: "Es verdad, Se√Īor, pero los cachorros, debajo de la mesa, comen las migajas que dejan caer los hijos".
Entonces él le dijo: "A causa de lo que has dicho, puedes irte: el demonio ha salido de tu hija".
Ella regres√≥ a su casa y encontr√≥ a la ni√Īa acostada en la cama y liberada del demonio.






 
©Evangelizo.org 2001-2018