"¬ŅSe√Īor, a qui√©n iremos?. T√ļ tienes palabras de vida eterna." Jn 6, 68



!SUSCRIBIRSE!

Registra su correo (sin cargo)


Confirme su correo

















 
s√°bado 20 Enero 2018
S√°bado de la segunda semana del tiempo ordinario



Segundo Libro de Samuel 1,1-4.11-12.19.23-27.
Despu√©s de la muerte de Sa√ļl, David volvi√≥ de derrotar a los amalecitas y permaneci√≥ dos d√≠as en Siquelag.
Al tercer d√≠a, lleg√≥ un hombre del campamento de Sa√ļl, con la ropa hecha jirones y la cabeza cubierta de polvo. Cuando se present√≥ ante David, cay√≥ con el rostro en tierra y se postr√≥.
"¬ŅDe d√≥nde vienes?", le pregunt√≥ David. El le respondi√≥: "Me he escapado del campamento de Israel".
David a√Īadi√≥: "¬ŅQu√© ha sucedido? Cu√©ntame todo". Entonces √©l dijo: "La tropa huy√≥ del campo de batalla y muchos del pueblo cayeron en el combate; tambi√©n murieron Sa√ļl y su hijo Jonat√°n".
Entonces David rasgó sus vestiduras, y lo mismo hicieron todos los hombres que estaban con él.
Se lamentaron, lloraron y ayunaron hasta el atardecer por Sa√ļl, por su hijo Jonat√°n, por el pueblo del Se√Īor y por la casa de Israel, porque hab√≠an ca√≠do al filo de la espada.
"¬°Tu esplendor ha sucumbido, Israel, en las alturas de tus monta√Īas! ¬°C√≥mo han ca√≠do los h√©roes!
¬°Sa√ļl y Jonat√°n, amigos tan queridos, inseparables en la vida y en la muerte! Eran m√°s veloces que √°guilas, m√°s fuertes que leones.
Hijas de Israel, lloren por Sa√ļl, el que las vest√≠a de p√ļrpura y de joyas y les prend√≠a alhajas de oro en los vestidos.
¬°C√≥mo han ca√≠do los h√©roes en medio del combate! ¬°Ha sucumbido Jonat√°n en lo alto de tus monta√Īas!
¡Cuánto dolor siento por ti, Jonatán, hermano mío muy querido! Tu amistad era para mí más maravillosa que el amor de las mujeres.
¡Cómo han caído los héroes, cómo han perecido las armas del combate!".


Salmo 80(79),2-3.5-7.
Escucha, Pastor de Israel,
t√ļ que gu√≠as a Jos√© como a un reba√Īo;
t√ļ que tienes el trono sobre los querubines,
resplandece ante Efraím, Benjamín y Manasés;

reafirma tu poder y ven a salvarnos.
Se√Īor de los ej√©rcitos,
¬Ņhasta cu√°ndo durar√° tu enojo,
a pesar de las s√ļplicas de tu pueblo?

Les diste de comer un pan de l√°grimas,
les hiciste beber l√°grimas a raudales;
nos entregaste a las disputas de nuestros vecinos,
y nuestros enemigos se burlan de nosotros.



Evangelio seg√ļn San Marcos 3,20-21.
Jes√ļs regres√≥ a la casa, y de nuevo se junt√≥ tanta gente que ni siquiera pod√≠an comer.
Cuando sus parientes se enteraron, salieron para llevárselo, porque decían: "Es un exaltado".






 
©Evangelizo.org 2001-2018