"¿Señor, a quién iremos?. Tú tienes palabras de vida eterna." Jn 6, 68














 
                    

martes 12 Septiembre 2017

Beato Pedro Cristóbal Faverge

image Saber más cosas a propósito de los Santos del día


Beato Pedro Sulpicio Cristóbal Faverge, religioso y mártir

En el litoral de Rochefort, en Francia, beato Pedro Sulpicio Cristóbal Faverge, hermano de las Escuelas Cristianas y mártir, que encarcelado durante la Revolución Francesa por ser religioso. prestó diligente ayuda a los compañeros de cautiverio hasta morir contagiado en su servicio.

Nació en Orleáns el 25 de julio de 1745, hijo de un comerciante. Hizo sus primeros estudios en el colegio de los Hermanos de las Escuelas Cristianas y allí sintió la llamada de Dios a seguirlo en el camino de la vida religiosa. Ingresó en el noviciado lasallano de Maraville en 1767 y recibió el nombre de hermano Roger. En esa casa hizo su formación pedagógica. Después de algunos años como maestro fue nombrado director de la escuela lasallana de Moulins, en el desempeño de cuyo cargo mostró sus buenas cualidades y habilidad. Era una persona muy amable, entregado a su vocación docente y lleno de piedad y virtud. Gozaba de gran consideración en la ciudad.

 

Cuando en 1792 se les pidió a los hermanos de la escuela lasallana de Moulins, como a maestros que eran, que juraran la constitución civil del clero, todos ellos, guiados por el hermano Roger, se negaron, alegando que ni por todo el oro del mundo se separarían de la comunión con la Iglesia. Las amenazas no sirvieron para nada. Cuando la casa fue confiscada y se hizo el inventario de su contenido pudo verse la modestia con que los hermanos vivían y concretamente la pobreza y modestia de la celda del hermano director. El 11 de junio de 1793 el hermano Roger fue encarcelado en el antiguo convento de las clarisas. También lo fue el hermano León y con ellos muchos sacerdotes y religiosos que serían destinados a la deportación a La Guayana. En esta prisión ya dio un espléndido testimonio de caridad cristiana, atendiendo a sus compañeros de infortunio en cuanto le era posible, por ejemplo en arreglarles los zapatos. Solícito con los enfermos y con los más desanimados, se esforzaba en animarlos y distraerlos. Se dijo de él que estaba en la prisión tan alegre y sereno como estaba en las clases. Declarado apto para la deportación, que él intentó evitar con solicitudes que le fueron denegadas, salió para Rochefort el 25 de noviembre de 1793, y tuvo que sufrir en el camino numerosas vejaciones e insultos. Llegado a Rochefort fue embarcado en Les Deux Associés, donde sufrió tantas miserias y calamidades como no podía menos que proporcionar la situación de abandono en que estuvieron todos los allí detenidos. Afectado por la epidemia que se extendía entre los presos, murió el 12 de septiembre de 1794, siendo enterrado en la isla Madame. Fue beatificado el 1 de octubre de 1995 por el papa Juan Pablo II.

fuente: «Año Cristiano» - AAVV, BAC, 2003






 
©Evangelizo.org 2001-2017