"¿Señor, a quién iremos?. Tú tienes palabras de vida eterna." Jn 6, 68