"¬ŅSe√Īor, a qui√©n iremos?. T√ļ tienes palabras de vida eterna." Jn 6, 68



!SUSCRIBIRSE!

Registra su correo (sin cargo)


Confirme su correo

















 

Viernes de la vigésima séptima semana del tiempo ordinario

Libro de Joel 1,13-15.2,1-2.
¡Vístanse de duelo y laméntense, sacerdotes! ¡Giman, servidores del altar! ¡Vengan, pasen la noche vestidos de penitencia, ministros de mi Dios! Porque se ha privado a la Casa de su Dios de ofrenda y libación.
Prescriban un ayuno, convoquen a una reuni√≥n solemne, congreguen a los ancianos y a todos los habitantes del pa√≠s, en la Casa del Se√Īor, su Dios, y clamen al Se√Īor.
¬°Ah, que D√≠a! Porque est√° cerca el D√≠a del Se√Īor, y viene del Devastador como una devastaci√≥n.
¬°Toquen la trompeta en Si√≥n, hagan sonar la alarma en mi Monta√Īa santa! ¬°Tiemblen todos los habitantes del pa√≠s, porque llega el D√≠a del Se√Īor, porque est√° cerca!
¬°D√≠a de tinieblas y oscuridad, d√≠a nublado y de sombr√≠os nubarrones! Como la aurora que se extiende sobre las monta√Īas, avanza un pueblo numeroso y fuerte como no lo hubo jam√°s, ni lo habr√° despu√©s de √©l, hasta en las generaciones m√°s lejanas.

Salmo 9(9A),2-3.6.16.8-9.
Te doy gracias, Se√Īor, de todo coraz√≥n
y proclamaré todas tus maravillas.
Quiero alegrarme y regocijarme en ti,
y cantar himnos a tu Nombre, Altísimo.

Escarmentaste a las naciones,
destruiste a los impíos
y borraste sus nombres para siempre;
Los pueblos se han hundido en la fosa que abrieron,

su pie quedó atrapado en la red que ocultaron.
Pero el Se√Īor reina eternamente
y establece su trono para el juicio:
él gobierna al mundo con justicia

y juzga con rectitud a las naciones.

Evangelio seg√ļn San Lucas 11,15-26.
Habiendo Jes√ļs expulsado un demonio, algunos de entre la muchedumbre dec√≠an: "Este expulsa a los demonios por el poder de Belzebul, el Pr√≠ncipe de los demonios".
Otros, para ponerlo a prueba, exigían de él un signo que viniera del cielo.
Jes√ļs, que conoc√≠a sus pensamientos, les dijo: "Un reino donde hay luchas internas va a la ruina y sus casas caen una sobre otra.
Si Satan√°s lucha contra s√≠ mismo, ¬Ņc√≥mo podr√° subsistir su reino? Porque -como ustedes dicen- yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul.
Si yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul, ¬Ņcon qu√© poder los expulsan los disc√≠pulos de ustedes? Por eso, ustedes los tendr√°n a ellos como jueces.
Pero si yo expulso a los demonios con la fuerza del dedo de Dios, quiere decir que el Reino de Dios ha llegado a ustedes.
Cuando un hombre fuerte y bien armado hace guardia en su palacio, todas sus posesiones est√°n seguras,
pero si viene otro más fuerte que él y lo domina, le quita el arma en la que confiaba y reparte sus bienes.
El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama.
Cuando el espíritu impuro sale de un hombre, vaga por lugares desiertos en busca de reposo, y al no encontrarlo, piensa: 'Volveré a mi casa, de donde salí'.
Cuando llega, la encuentra barrida y ordenada.
Entonces va a buscar a otros siete espíritus peores que él; entran y se instalan allí. Y al final, ese hombre se encuentra peor que al principio".



Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.




Leer el comentario del Evangelio por : San [Padre] Pío de Pietrelcina
El lugar del combate espiritual



 
©Evangelizo.org 2001-2017