"¬ŅSe√Īor, a qui√©n iremos?. T√ļ tienes palabras de vida eterna." Jn 6, 68



!SUSCRIBIRSE!

Registra su correo (sin cargo)


Confirme su correo

















 

S√°bado de la quinta semana de Pascua

Libro de los Hechos de los Apóstoles 16,1-10.
Pablo llegó luego a Derbe y más tarde a Listra, donde había un discípulo llamado Timoteo, hijo de una judía convertida a la fe y de padre pagano.
Timoteo gozaba de buena fama entre los hermanos de Listra y de Iconio.
Pablo quería llevarlo consigo, y por eso lo hizo circuncidar en consideración a los judíos que había allí, ya que todo el mundo sabía que su padre era pagano.
Por las ciudades donde pasaban, transmitían las decisiones tomadas en Jerusalén por los Apóstoles y los presbíteros, recomendando que las observaran.
As√≠, las Iglesias se consolidaban en la fe, y su n√ļmero crec√≠a d√≠a tras d√≠a.
Como el Espíritu Santo les había impedido anunciar la Palabra en la provincia de Asia, atravesaron Frigia y la región de Galacia.
Cuando llegaron a los l√≠mites de Misia, trataron de entrar en Bitinia, pero el Esp√≠ritu de Jes√ļs no se lo permiti√≥.
Pasaron entonces por Misia y descendieron a Tróade.
Durante la noche, Pablo tuvo una visi√≥n. Vio a un macedonio de pie, que le rogaba: "Ven hasta Macedonia y ay√ļdanos".
Apenas tuvo esa visión, tratamos de partir para Macedonia, convencidos de que Dios nos llamaba para que la evangelizáramos.

Salmo 100(99),1-2.3.5.
Aclame al Se√Īor toda la tierra,
sirvan al Se√Īor con alegr√≠a,
lleguen hasta él con cantos jubilosos.
Reconozcan que el Se√Īor es Dios:

él nos hizo y a él pertenecemos;
somos su pueblo y ovejas de su reba√Īo.
¬°Qu√© bueno es el Se√Īor!
Su misericordia permanece para siempre,

y su fidelidad por todas las generaciones.


Evangelio seg√ļn San Juan 15,18-21.
Jes√ļs dijo a sus disc√≠pulos:
¬ęSi el mundo los odia, sepan que antes me ha odiado a m√≠.
Si ustedes fueran del mundo, el mundo los amaría como cosa suya. Pero como no son del mundo, sino que yo los elegí y los saqué de él, el mundo los odia.
Acu√©rdense de lo que les dije: el servidor no es m√°s grande que su se√Īor. Si me persiguieron a m√≠, tambi√©n los perseguir√°n a ustedes; si fueron fieles a mi palabra, tambi√©n ser√°n fieles a la de ustedes.
Pero los tratar√°n as√≠ a causa de mi Nombre, porque no conocen al que me envi√≥.¬Ľ



Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.




Leer el comentario del Evangelio por : San Cipriano
¬ęEl disc√≠pulo no es m√°s que su maestro¬Ľ



 
©Evangelizo.org 2001-2017