"¬ŅSe√Īor, a qui√©n iremos?. T√ļ tienes palabras de vida eterna." Jn 6, 68



!SUSCRIBIRSE!

Registra su correo (sin cargo)


Confirme su correo

















 

Viernes de la decimonovena semana del tiempo ordinario

Libro de Josue 24,1-13.
Josu√© reuni√≥ en Siqu√©m a todas las tribus de Israel, y convoc√≥ a los ancianos de Israel, a sus jefes, a sus jueces y a sus escribas, y ellos se presentaron delante del Se√Īor.
Entonces Josu√© dijo a todo el pueblo: "As√≠ habla el Se√Īor, el Dios de Israel: Sus antepasados, T√©raj, el padre de Abraham y de Najor, viv√≠an desde tiempos antiguos al otro lado del R√≠o, y serv√≠an a otros dioses.
Pero yo tomé a Abraham, el padre de ustedes, del otro lado del Río, y le hice recorrer todo el país de Canaán. Multipliqué su descendencia, y le di como hijo a Isaac.
A Isaac lo hice padre de Jacob y de Esa√ļ. A Esa√ļ le di en posesi√≥n la monta√Īa de Seir, mientras que Jacob y sus hijos bajaron a Egipto
Luego envié a Moisés y a Aarón, y castigué a Egipto con los prodigios que realicé en medio de ellos. Después los hice salir de Egipto, a ustedes
y a sus padres, y ustedes llegaron al mar. Los egipcios persiguieron a sus padres, con carros y guerreros, hasta el Mar Rojo.
Pero ellos pidieron auxilio al Se√Īor: √©l interpuso una densa oscuridad entre ustedes y los egipcios, y envi√≥ contra ellos el mar, que los cubri√≥. Ustedes vieron con sus propios ojos lo que hice en Egipto. Luego permanecieron en el desierto durante largo tiempo,
y después los introduje en el país de los amorreos, que habitaban al otro lado del Jordán. Cuando ellos les hicieron la guerra, yo los entregué en sus manos, y así pudieron tomar posesión de su país, porque los exterminé delante de ustedes.
Entonces Balac - hijo de Sipor, rey de Moab - se levantó para combatir contra Israel, y mandó llamar a Balaam, hijo de Beor, para que los maldijera.
Pero yo no quise escuchar a Balaam, y él tuvo que bendecirlos. Así los libré de su mano.
Después ustedes cruzaron el Jordán y llegaron a Jericó. La gente de Jericó les hizo la guerra, y lo mismo hicieron los amorreos, los perizitas, los cananeos, los hititas, los guirgasitas, los jivitas y los jebuseos; pero yo los entregué en sus manos.
Hice cundir delante de ustedes el p√°nico, que puso en fuga a toda esa gente y a los dos reyes amorreos. Esto no se lo debes ni a tu espada ni a tu arco.
As√≠ les di una tierra que no cultivaron, y ciudades que no edificaron, donde ahora habitan; y ustedes comen los frutos de vi√Īas y olivares que no plantaron.

Salmo 136(135),1-3.16-18.21-22.24.
¬°Den gracias al Se√Īor, porque es bueno,
porque es eterno su amor!
¬°Den gracias al Dios de los dioses,
porque es eterno su amor!
¬°Den gracias al Se√Īor de los se√Īores,
porque es eterno su amor!

Al que guió a su pueblo por el desierto,
¬°porque es eterno su amor!
al que derrotó a reyes poderosos,
¬°porque es eterno su amor!
y dio muerte a reyes temibles,
¬°porque es eterno su amor!

Al que dio sus territorios en herencia,
¬°porque es eterno su amor!
en herencia a Israel, su servidor,
¬°porque es eterno su amor!
y nos libró de nuestros opresores,
¬°porque es eterno su amor!


Evangelio seg√ļn San Mateo 19,3-12.
Se acercaron a √©l algunos fariseos y, para ponerlo a prueba, le dijeron: "¬ŅEs l√≠cito al hombre divorciarse de su mujer por cualquier motivo?".
El respondi√≥: "¬ŅNo han le√≠do ustedes que el Creador, desde el principio, los hizo var√≥n y mujer;
y que dijo: Por eso, el hombre dejar√° a su padre y a su madre para unirse a su mujer, y los dos no ser√°n sino una sola carne?
De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Que el hombre no separe lo que Dios ha unido".
Le replicaron: "Entonces, ¬Ņpor qu√© Mois√©s prescribi√≥ entregar una declaraci√≥n de divorcio cuando uno se separa?".
El les dijo: "Moisés les permitió divorciarse de su mujer, debido a la dureza del corazón de ustedes, pero al principio no era así.
Por lo tanto, yo les digo: El que se divorcia de su mujer, a no ser en caso de unión ilegal, y se casa con otra, comete adulterio".
Los discípulos le dijeron: "Si esta es la situación del hombre con respecto a su mujer, no conviene casarse".
Y él les respondió: "No todos entienden este lenguaje, sino sólo aquellos a quienes se les ha concedido.
En efecto, algunos no se casan, porque nacieron impotentes del seno de su madre; otros, porque fueron castrados por los hombres; y hay otros que decidieron no casarse a causa del Reino de los Cielos. ¬°El que pueda entender, que entienda!".



Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.




Leer el comentario del Evangelio por : Misal Romano
¬ęDe modo que ya no son dos, sino una sola carne¬Ľ



 
©Evangelizo.org 2001-2017