"¿Señor, a quién iremos?. Tú tienes palabras de vida eterna." Jn 6, 68



!SUSCRIBIRSE!

Registra su correo (sin cargo)


Confirme su correo

















 

Segundo Domingo del tiempo ordinario
Leer el comentario del Evangelio por
Basilio de Seleucia (¿-c. 468), obispo
Sermón en honor de San Andrés, 4; PG 28, 1105 (Trad.©Evangelizo.org)

“Hemos encontrado al Mesías.”

      Tomando consigo a Pedro, su hermano de sangre según la naturaleza, Andrés lo conduce hacia el Señor para que se convierta en discípulo como él. Es la primera hazaña de Andrés. Hace aumentar el número de discípulos, introduciendo a Pedro, en quien Cristo encontrará el jefe de los discípulos. Tanto así que, cuando más adelante, Pedro tiene una conducta admirable, lo deberá a lo que Andrés había sembrado . La alabanza dirigida a uno, recae igualmente sobre el otro, ya que los bienes de uno pertenecen al otro, y el uno se glorifica de los méritos del otro.

      Â¡Qué alegría procuró Pedro a los demás cuando respondió con prontitud a la pregunta del Señor, rompiendo el silencio turbado de los discípulos! […] Solo Pedro pronunció estas palabras: «Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo» (Mt 16:16). Hablaba en nombre de todos, en una frase proclamaba el Salvador y su plan de salvación. ¡Cómo esta proclamación está en consonancia con la de Andrés! Con las palabras que Andrés había dicho a Pedro cuando lo condujo al Señor - «Hemos encontrado al Mesías» - El Padre celestial las confirma al inspirarlas también en Pedro (Mt 16:17): «Tu eres el Mesías, el hijo del Dios vivo.»



 
©Evangelizo.org 2001-2018